¿Qué es PAS, Persona Altamente Sensible?

 

ALTA SENSIBILIDAD

 

Hablamos de la Alta Sensibilidad cuando una persona posee un sistema neuro-sensorial más fino, más desarrollado que la mayoría de la gente. Como consecuencia de ello, la persona altamente sensible recibe en proporción mucha más información sensorial simultánea que alguien con una sensibilidad media. Esto, en muchos casos, puede derivar en una saturación sensorial, un bloqueo, estrés y, en último término, dar lugar a una enfermedad.

 

La Alta Sensibilidad es un rasgo hereditario que afecta a dos de cada diez personas, hombres y mujeres por igual.

 

La Alta Sensibilidad es un rasgo. Ser Altamente Sensible no es algo que tienes, es algo que eres. No es un trastorno, no es una patología.

 

El rasgo de la alta sensibilidad, a pesar de ser descubierto en 1995 por la psicóloga americana Elaine Aron, todavía es poco conocido.

 

 

ELAINE ARON

 

Elaine Aron es doctora en psicología clínica e investigadora. Durante sus investigaciones identificó en 1995 “el rasgo de la alta sensibilidad” y acuñó el término PAS para denominar a las personas altamente sensibles. La doctora Elaine Aron ha escrito numerosos libros sobre la alta sensibilidad, imparte curso y workshops además de tener una larga trayectoria como terapeuta especializada en el rasgo.

 

LOS 4 PILARES DEL RASGO DE LA ALTA SENSIBILIDAD

 

Una persona es altamente sensible cuando reúne éstas cuatro características, es muy importante destacar que no puede faltar ni una, si faltara sólo una no podría ser calificada como persona altamente sensible.

 

Las cuatro características base son:


1.- La persona altamente sensible difícilmente puede remediar su tendencia a procesar toda la información recibida de una manera intensa y profunda, por lo que suele reflexionar mucho sobre los temas en general y dar muchas vueltas para una mayor comprensión.


2.- La persona altamente sensible puede llegar a saturarse y sentirse sobreestimulada cuando tiene que procesar a la vez mucha información (sensorial y emocional). Ésta característica es comprensible debido a que la persona PAS posee un sistema neuro-sensorial más fino de lo normal, por lo que la cantidad de información que recibe es mucho mayor que la de una persona que no es PAS.


3.- La persona altamente sensible vive la vida con mucha emocionalidad, se emociona con facilidad ante situaciones y sensaciones. Su manera de experimentar la felicidad, tristeza, alegría, injusticia, etc. es muy intensa y va ligada a una fuerte empatía, una característica que también forma parte del rasgo de la alta sensibilidad.


4.- La persona altamente sensible tiene una elevada sensibilidad, no solamente en cuanto a los cinco sentidos (vista, tacto, oído, gusto, olfato), sino también de cara a sutilezas como pequeños cambios en el entorno o en el estado emocional de las personas que tiene a su alrededor.

 

CONDUCTA DEL PAS

 

La persona altamente sensible se suele sentir…

  • Afectada por luces brillantes, olores fuertes y ruido en general
  • Abrumada por un exceso de trabajo y aglomeraciones de gente
  • Insegura y tímida
  • Conmovida por las artes y la naturaleza
  • Dolida por el sufrimiento ajeno
  • Llamada a ayudar a los necesitados

 

La persona altamente sensible suele tener…

  • Una gran facilidad para enamorarse
  • El umbral de dolor bastante bajo
  • Dificultad para mantener sus límites personales y para decir “no”
  • Tendencias perfeccionistas
  • Dificultades con el manejo de situaciones estresantes
  • La capacidad de detectar sutilidades en el ambiente

 

 

SUFRIMIENTO VS DON 

 

No siempre, pero muchas veces la persona sufre por ser tan sensible y muchas veces se siente rara y no comprendida. La persona se puede sentir molesta a causa de su gran absorción de información. Y, al no tener conocimiento de su rasgo, no entiende por qué no puede ser “como los demás”, no entiende por qué le molestan ciertas cosas que a los otros les deja totalmente indiferentes ni entiende cómo a los demás no les hieren o parece que no les afectan. Puede ocurrir que se sienta un “bicho raro”. Puede que, incluso, sufra por ello. También es posible que tenga la impresión de que es la única persona a la que le suceden estas cosas. Cuando hablamos de la alta sensibilidad hablamos de un rasgo que todavía no está muy (re)conocido.

 

La buena noticia es que sufrir no hace falta. La buena noticia es que se puede hacer mucho para encauzar la sensibilidad de tal manera que la persona llegue a disfrutar de ella. La buena noticia es que la alta sensibilidad es algo que puede enriquecer la vida de muchas maneras, tanto, que incluso podemos hablar de un “don”.

 

Fuente: APASE

Subscríbete a nuestro Boletín de Noticias

* indicates required

Contacto

CÍRCULOS, Centro Humanista de Crecimiento Personal 

Doctor Pedro Vallina 11, local 2

(Santa Justa).

41008. Sevilla (España).

 

622093237

contacto@circulos.es

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Círculos, Centro Humanista de Crecimiento Personal